HERENCIA HISPANA EN EEUU




 Por: Nicolás Santos

Hay innumerables herencias desde la genética hasta la cultural.

Toda heredad pronuncia una figura amorosa al terruño, una clave filial
y un apego a las antípodas.

        Algunas de las primeras migraciones hacia Estados Unidos desde
República Dominicana ocurrieron desde  las estribaciones de la cordillera Central y correspondieron a
mujeres que  buscaron el sueno americano.

        La llamada ¨herencia hispana¨ se remonta al inicio mismo de la Unión
Americana cuando dominicanos se acreditaron la fundación misma de Manhatan.

 No hay un ser más dinámico sobre la tierra que el ser humano, que
ahora puebla todo lo habitable a nivel planetario.

 Esa razón supera toda especulación y todo contenido errado sobre la
presencia hispana en Estados Unidos.

        A esta nación fluyen gentes de todas las latitudes.

        Entre las más torrenciales se encuentra la hispana.

         La que nos interesa ahora es la dominicana que no ha cesado
de fluir durante casi una centuria, contribuyendo decididamente como obreros, técnicos, científicos,
deportistas al desarrollo de la potencia mundial que es Estados Unidos.

         Esa contribución no está en discusión.

         La prueban cifras inequívocas sobre el trabajo que produce
riqueza, que reproduce desarrollo y avance cultural, político, económico.

       La herencia hispana no es un freno a nada sino una forma de evolución.

        Ella es gastronomía, diversidad, color, dinámica económica,
trabajo duro.

        Todo lo demás es valor agregado y los hechos negativos
pertenecen a un enfoque interesado y sesgado de

la realidad.

         Los hispanos trabajan como hormigas, incluso realizando
labores que otros rechazan  para mantener sus

familias, para un retiro honroso, para vivir con dignidad y tomarse un
descanso al final de la jornada y de la

vida misma.
        Dejan el pellejo en la fábrica para aumentar el producto interno
bruto de un país que no les pertenece.

        Dejan a la familia para irse a doblar el lomo a un territorio que en
ocasiones se muestra hostil pero que

reconoce el esfuerzo de aquellos que se fajan de campana a campana
para hacer la vida.

        No otro es el premio al que aspiran.

Comentarios

Entradas populares de este blog

URGENTE. Malas noticias de médicos de Boston sobre salud David Ortíz

Para pedir visa a Estados Unidos habrá que dar usuarios de redes sociales, correos y teléfonos