Las Migraciones: Un fenómeno Universal

Por Nicolás Santos

Siempre, desde que hay seres humanos sobre la tierra, ha habido migraciones y estas han impactado las regiones ocupadas por el Homo sapiens y una u otra forma, casi siempre para bien y para el cambio que opera como una ley de causas y consecuencias.

Toda migración tiene un objetivo y una motivación.
 Puede estar motivada en cambios atmosféricos determinados por el clima, crisis humanas regidas por conflictos armados, terremotos, descubrimiento de lugares con mejores condiciones del terreno, entre otros imprevistos. El ser humano es, por demás, el más inestable del planeta en términos de adaptabilidad, donde también es un campeón indiscutible, lo que le ha permitido sobrevivir a los más variados climas, situaciones complejas, crisis. Migrar no había sido criminalizado hasta nuestros días cuando han ido surgiendo gobiernos anuentesal espectáculo de la oposición a que grandes masas de reclamantes del derecho a la vida se muevan por todo el planeta.
Este acontecer domina hoy día la atención del mundo entero. Nunca antes la humanidad había presenciado, desde África hasta Europa, cruzando por el Medio Oriente, un fenómeno de la naturaleza del que nos ocupa con millones de seres humanos reclamando alimentos, agua, vestimenta, un hogar, un territorio donde vivir seguro de los desbordes climáticos, las guerras y otros.
Tampoco se había estructurado una oposición más rabiosa a esta desplazamientos obligados.
Nadie en principio, querría migrar ya que tendemos a sentirnos bien y aclimatados donde crecimos y nos reproducimos.
 Nadie querría infringir la tranquilidad en que viven otros en su hábitat. Pero se trata de un reclamo por la vida, que es la primera ley no escrita. Es cuestión de migrar o morir, así de desesperada es esta causa para las mayorías, aunque otros se sienten tentados a la idea de conocer nuevos lugares, entretenerse, divertirse, contar sus experiencias emocionantes y convertirse en lo que hoy se hace llamar turistas.
Sorprende que un pueblo que tiene la fama de indulgente, anuente, formado por inmigrantes, produzca jefes políticos con carácter de jefes
de Estado que promueven el odio contra el otro, signando, estimagtizándolo, azotándolo verbalmente, excluyéndolo y criminalizando su accionar.
Pueblos que crecieron gracias a las migraciones, como sucediera con Roma que las toleraba ya que necesitaba negociar con los extranjeros que
abastecían las necesidades de mano de obra, de especias y de conocimiento que ese enorme imperio necesitaba.
Toda migración tiene un componente complicado si se registra sin un orden que permita actuar para mitigar sus efectos. Pero, al mismo tiempo, permite un cruce cultural gratificante, provechoso y un aporte a la diversidad.
 Los temores hacia los extranjeros suelen estar basados en la idea supersticiosa del temor al robo, a la desnacionalización, a las invasiones falsas o no, al robo del empleo, a las suplantaciones, los delitos, todo lo cual puede ocurrir pero menos en las condiciones catastróficas en que se las suele colocar.
Por cierto que hay un derecho garantizado por las Naciones Unidas al desplazamiento, a  la búsqueda de mejores condiciones de vida y que no está sujetado al capricho de los gobernantes sino que se ajusta a realidades particulares y generales de cada
condición migratoria.
No es una concesión sino que en ella prima la
seguridad alimentaria de todo ser humano.

Comentarios

Entradas populares de este blog

URGENTE. Malas noticias de médicos de Boston sobre salud David Ortíz

Para pedir visa a Estados Unidos habrá que dar usuarios de redes sociales, correos y teléfonos