UN MOMENTO. El individualismo

El individualismoMons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio
Hoy se está acentuando mucho un aspecto entre los jóvenes: el individualismo, el aislarse, el centrarse en ellos mismos, en cada uno, y el centrarse en su grupo.
Siempre ha habido individualismo, personas que son ellos el centro, que lo que importa es la individualidad y así como el creerse que uno es Dios.
Esto se ha acentuado.
Y hemos de decirlo y repetirlo tantas veces, repitamos una vez más: es importante que la familia, nacida del matrimonio, genere estrechos vínculos que funcionan como el antídoto más eficaz frente al individualismo.
Un antídoto, una medicina, una vacuna contra el individualismo es la creación de familias; las familias pequeñas, cuanto más pequeñas sean, más individualistas se hacen.
Si se deja hacer a los hijos lo que quieren, individualismo. ¿Y qué lleva al individualismo? El individualismo es lo que lleva a que sea la avidez lo que domine, a que sea el yo; y si se está en política, no importa quién sea… soy yo. Y si se está en la empresa, soy yo; y si se está en la vida de relaciones matrimoniales, soy yo. Se busca solamente el yo; es un grito, es un clamor. Una sociedad que caiga en el individualismo, está demostrado históricamente, es una sociedad que cae, y la historia, para no decir Dios, pide que esa generación desaparezca.
Una generación de individualistas es una generación llamada a terminar, y la única manera, la solución, la raíz es que las familias eduquen en la vida comunitaria. Esa es la mejor inyección contra el individualismo y contra toda fuerza que lleva a la opresión de los unos por los otros.
Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.
listindiario

Comentarios

Entradas populares de este blog

URGENTE. Malas noticias de médicos de Boston sobre salud David Ortíz

Para pedir visa a Estados Unidos habrá que dar usuarios de redes sociales, correos y teléfonos

Hieren a David Ortiz en un confuso incidente en el Bar Dial de la Avenida Venezuela, Santo Domingo Este. El ex pelotero fue trasladado a un centro de salud, por el momento desconocido.