amborilHoy.com

Periodismo con calidad total

16 ago. 2018

Ernesto se convierte en tormenta tropical en su ruta hacia aguas frías


Ernesto se convierte en tormenta tropical en su ruta hacia aguas fríasEFE
Miami, Estados Unidos.
La tormenta Ernesto se transformó esta tarde en una tormenta tropical en su ruta hacia el noreste, rumbo a las aguas abiertas y frías del Atlántico Norte, según informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EE.UU.
El sistema, que desde su formación presentó características de tormenta subtropical y no representa riegos para zonas pobladas, se transformará en las próximas 24 horas en un ciclón postropical, aun cuando es posible se fortalezca en ese periodo.
Ernesto se encuentra a 645 millas (1035 kilómetros) al estesureste de Cabo de Race, en Terranova (Canadá), y se desplaza rápidamente hacia el noreste con una velocidad de traslación de 18 millas por hora (30 km/h), informó el CNH en su boletín más reciente.
Ernesto arrastra vientos máximos sostenidos de 45 millas por hora (75 km/h) y se espera que el sábado se fusione con un sistema frontal cerca de Irlanda y el Reino Unido.
Una tormenta subtropical es un híbrido entre las tormentas de núcleo frío (invierno) y las de núcleo caliente (verano).
Los meteorólogos estadounidenses pronosticaron el pasado 9 de agosto una temporada de huracanes en el Atlántico un 60 % por debajo de lo normal, frente al -25 % previsto en mayo pasado, con la formación de entre 4 y 7 huracanes y de 9 a 13 tormentas tropicales.
El nuevo pronóstico revisado de la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA) de EE.UU. prevé cinco huracanes en la cuenca del Atlántico (antes eran siete) y solo uno de ellos de las categorías más destructivas (antes eran tres). Además, ese huracán duraría sólo 2 días, en lugar de 7, como se había pronosticado.
En la actual temporada de huracanes en el Atlántico se han formado cuatro tormentas tropicales, de las cuales Beryl y Chris se convirtieron en huracanes de categoría 1 y 2, respectivamente.
La razón de este pronóstico a la baja, explicó en el informe Philip J. Klotzbach, investigador en jefe del proyecto, es que las aguas del Atlántico tropical están "más frías de lo normal" y a la vez existe un "relativamente alto potencial" de que se desarrolle un fenómeno de El Niño débil en los próximos meses.