amborilHoy.com

Periodismo con calidad total

14 jul. 2018

Un modelo de superación y humildad


Un modelo de superación y humildadLaura Ortiz Güichardo
laura.ortiz@listindiario.com
Santo Domingo
El interés por lucir bien en los hombres es cada vez más notorio, hecho que ha traído como consecuencia que reconocidos sellos del mundo de la alta costura decidan apostar a la juventud masculina para confiarle sus mejores creaciones y atraer grandes masas.
Este es el caso de Daniel Morel, quien hace un mes salió por primera vez de República Dominicana para desfilar en las capitales de la moda, convirtiéndose en el primer modelo masculino dominicano en caminar en las pasarelas de Dior, Valentino, Fendi y Louis Vuitton.
Con tan solo 19 años, 6’2” de estatura y piel de ébano casi perfecta, ha impresionado a los diseñadores y periodistas, entrando de inmediato al ranking de las diez mejores figuras de la temporada, como dicen las revistas Vogue en sus ediciones para Reino Unido, Francia y Australia.
Morel es oriundo del sector El Limón, en Samaná, y aunque proviene de una familia humilde, eso no fue impedimento para que acaparara la atención de Sandro Guzmán, de Ossygeno Models, quien quedó impresionado con su escultural físico y vio en él ese encanto que hoy día está conquistando toda Europa.
“Estoy superfeliz porque anhelaba un modelo que siguiera la carrera de las top dominicanas y que caminara para los más grandes. Ya Daniel puso nuestro país en el mapa mundial de la moda masculina y sabemos que vienen cosas muy buenas para su carrera. Es un chico que vivía en la pobreza y que ahora ve grandes oportunidades en su vida”, expresa Guzmán.
Catalogado por la revista Vogue británica como una de las diez figuras de las pasarelas que hay que conocer ahora, este se paseó también por Versace, Prada y Givenchy, Hermes y Lanvin, donde impactó por sus atributos.
Con toda la fama y logros que ha obtenido, el joven, quien está firmado por todo el mundo por la multinacional Next Models, se muestra sumamente feliz y agradecido con Dios por todas las bendiciones que ha puesto en su camino, cuando menos lo esperaba.
Como toda persona con sueños y aspiraciones, sabe que tendrá que hacer muchos sacrificios y dejar de lado ciertos hábitos de su vida pasada, cuando aún residía en Samaná, por lo que solo le pide a Dios que lo mantenga con los pies siempre en la tierra, para asumir modestamente todo el éxito.
Constancia
A pesar de su corta edad, Morel tiene muy claro que lo más importante para él es su familia, y expresa que lo primero que quiere hacer es comprar una casa digna para sus padres donde puedan vivir con todas las comodidades.
“Daniel es un ejemplo para los jóvenes dominicanos de que cuando se persevera se puede llegar lejos. Aunque sus padres pensaron que sería un gran pelotero, tuvo que dejar el deporte luego de sufrir una lesión. Pero como siempre digo: todo obra para bien, y ahora me doy cuenta de que Dios le tenía guardado ser alguien importante en las pasarelas”, concluye Sandro.