amborilHoy.com

Periodismo con calidad total

8 jul. 2018

Seis chicos dejan atrás la zona inundada de la cueva en Tailandia


Seis chicos dejan atrás la zona inundada de la cueva en Tailandia(EFE y AP)
Mae Sai (Tailandia)
Al menos seis chicos han sido rescatados de la cueva del norte de Tailandia donde doce menores y un adulto han permanecido más de dos semana atrapados, informaron fuentes oficiales citadas por medios locales.
Cuatro de ellos habrían salido de la gruta y otros dos habrían arribado a la llamada "caverna 3", donde los equipos de socorro han instalado un campamento provisional y en el que se encontrarían fuera de peligro, apunta el medio "Spring News".
Se trata de los primeros menores que salen de la caverna, de acuerdo con el plan anunciado al iniciarse esta mañana local la operación de salvamento, que contemplaba acompañar e ir sacando una a una a las trece personas que permanecían encerradas.
De los rescatados, al menos dos habrían sido evacuados en un helicóptero con destino al hospital general de Chiang Rai, capital de provincia de mismo nombre y donde se encuentra la cueva.
Una ambulancia también ha abandonado con las luces de emergencia encendidas y a gran velocidad el monte donde está la entrada de la gruta, según pudo ver Efe.
Otros seis niños y el monitor del grupo continúan en la gruta a la espera de ser rescatados por el equipo de buzos encargado de la misión de salvamento, que, como indicaron hoy las autoridades, puede durar dos o tres días en completarse y que los expertos consideran de alto riesgo.
Las autoridades locales señalaron en la rueda de prensa matinal que no darían más información hasta nuevo aviso.
El equipo de salvamento está compuesto de dieciocho buzos, trece extranjeros y cinco miembros de elite de la Marina tailandesa, y realiza su misión a través de cuatro kilómetros de pasadizos subterráneos con inundaciones parciales y desniveles de un terreno rocoso.
Las avanzadilla de fuertes lluvias de la temporada monzónica que cayó anoche en la región marcó el inicio de la operación de rescate.
Las precipitaciones eran una de las principales preocupaciones de las autoridades, debido a que el agua filtrada por el monte puede volver a inundar las galerías y anular el drenaje efectuado desde que el lunes fueron hallados con vida los doce escolares y su tutor.
La operación de rescate comenzó el domingo en la mañana, según explicaron las autoridades, que señalaron que "hoy es el Día D".  
Trece buceadores extranjeros y cinco tailandeses participaban en el rescate, y dos buzos acompañarán a cada niño durante la evacuación, que será gradual, explicó el gobernador interino de la provincia de Chiang Rai, Narongsak Osatanakorn.
El operativo comenzó a las 10:00 de la mañana y pasarán al menos 11 horas hasta que la primera persona sea rescatada, agregó el mandatario.    
Todo el operativo para liberar a las 13 personas podría demorarse entre dos y cuatro días dependiendo del clima y las condiciones del agua, explicó el mayor general del ejército Chalongchai Chaiyakam.      
La única forma de sacar a los atrapados de la cueva de Tham Luang Nang Non, en la región de Chiang Rai, es a través de unos oscuros y estrechos pasadizos llenos de agua enlodada, fuertes corrientes y con poco oxígeno. Un antiguo miembro de los equipos especiales de la Armada tailandesa falleció en esa ruta el viernes.            
Expertos en rescates en cuevas consideraron que salir buceando era la última opción, especialmente con personas no entrenadas como los niños. Se considera que la ruta es especialmente complicada por los giros y curvas en los estrechos pasajes inundados.         
Pero el gobernador que supervisa la misión dijo antes que el buen clima y el descenso del nivel del agua en los últimos días habían creado las condiciones óptimas para una evacuación submarina, que no se mantendrían por mucho tiempo si vuelve a llover.                
Antes de anunciar el inicio del rescate, las autoridades dijeron a las decenas de medios de comunicación de todo el mundo congregados ante la cueva que abandonasen el lugar.                  
Los chicos, de entre 11 y 16 años, y su entrenador de 25 años quedaron atrapados cuando fueron a explorar la cueva luego de un partido de entrenamiento el 23 de junio. Las inundaciones provocadas por el monzón les bloquearon la salida e impidieron que los rescatistas los encontraran durante casi 10 días.        
Las autoridades dijeron que las lluvias del monzón que se esperan podrían aumentar el nivel del agua en la cueva, lo que sumado a la caída del nivel de oxígeno en el espacio, dieron sensación de urgencia al rescate. Los anteriores esfuerzos para bombear agua fuera de la cueva sufrieron un retroceso cada vez que se produjo un fuerte aguacero.