amborilHoy.com

Periodismo con calidad total

26 jun. 2018

UN MOMENTO. Deja eso, hijo mío


Deja eso, hijo míoMons. Ramón Benito De La Rosa y Carpio
En este Día Internacional Contra el Uso Indebido y el Tráfico de Drogas, no se puede dejar pasar esta ocasión sin volver la mirada sobre este mal. Nosotros sabemos que detrás del tráfico de drogas hay un gran negocio: está el dinero, pero también están muchas personas afectadas por el uso del tráfico.
Repetiré muchas veces este testimonio de un hijo que cayó preso, que pasó muchos meses en la cárcel de Rafey. Eran las dos cosas: usaba drogas y vendía drogas. Su madre, dice él, nunca le dijo drogadicto ni narcotraficante. Solamente le decía: “Hijo mío, deja eso”. Le golpeó tanto la conciencia..., porque su mamá nunca lo acusaba.
Nosotros también queremos avisar y decir a todos los que usan drogas indebidamente, a todos aquellos que están implicados en este negocio, que nosotros no buscamos su condena, queremos su salvación, su bien, porque sabemos que ese es su fin.
Es tristísimo el legado que dejan a sus hijos -los que hacen eso- y sabemos cómo ellos lo sufren, aunque quieran mucho a sus hijos.
Por eso, dejen eso, dejen eso hijos míos, hermanos míos, dejen eso, el uso indebido de las drogas, el traficar y el vender drogas. Serán más felices, aunque tal vez tengan menos dinero.
listindiario