amborilHoy.com

Periodismo con calidad total

9 jun. 2018

Rebatiñas políticas han frustrado aprobación de Ley de Partidos


Rebatiñas políticas han frustrado aprobación de Ley de PartidosGuarionex Rosa
Santo Domingo
listindiario
Los intereses políticos y particulares y las rebatiñas por años entre los partidos, son los culpables de que no se haya llegado a un acuerdo para la aprobación de la Ley de Partidos y Agrupaciones Políticas que tanto requiere el país.
Ahora está en el medio el tema de las primarias abiertas o cerradas, que defienden sectores del gobierno por un lado y el ex presidente Leonel Fernández y partidos opositores por otro, como si se tratara de un tema de vida o muerte para ellos.
Las divergencias por el padrón posiblemente llevarán a que las elecciones del año 2020 sean celebradas como en el pasado, obviando las modernidades que habría traído la nueva legislación, que los políticos quieren acomodar a sus intereses.
Ya para diciembre del año 2004, las diputadas Licelott Marte de Barrios (PRSC) e Isabel Bonilla (PRD) y otros colegas, solicitaron al presidente de la Cámara de Diputados de entonces, Alfredo Pacheco, la reintroducción del proyecto de ley presentado en junio del 2003.
Recordaron en su carta a Pacheco, que los partidos y la sociedad civil reclamaban esa ley “todo lo cual se afianza en los hallazgos de las últimas encuestas que sobre los partidos y los políticos se han venido efectuando tanto en el país como en el continente”.
El proyecto, aprobado por el Senado de la República, está ahora en discusión en la Cámara de diputados sin aparente futuro. El vocero del bloque de diputados del PRD dijo: “participamos de las honras fúnebres de la ley de partidos. Con esta reunión de hoy creemos que la posibilidad de que haya ley de partidos se acabó”.
Entre los líderes políticos existe un temor que muchos no comprenden. Se diría que las primarias abiertas por las cuales propugnan los partidarios del presidente Medina refuerzan el sistema democrático, pero los contrarios creen que por ese método saldrían perjudicados.
Como se sugirió en un análisis anterior, la tradición norteamericana podría al final salvar la situación. En aquél país, los ciudadanos pueden registrarse en cualquiera de los partidos que compiten y pueden votar después por otro en el cual no están matriculados.
Acusados por Odebrecht
Pese a que el tema es diferente, el anuncio del Procurador General de la República, Jean Alain Rodríguez, por el cual sometió a la justicia a siete políticos y empresarios y excluyó a ocho, por el caso de los sobornos atribuido a Odebrecht, recalentó el panorama político.
Al hacer su anuncio de que apoderó del caso al magistrado Francisco Ortega Polanco, el Procurador aseguró que en contra de Ángel Rondón Rijo, Víctor Díaz Rúa, Andrés Bautista García, Tommy Galán, Conrado Pittaluga, Juan Rodríguez Hernández y Jesús Vásquez Martínez, Chú, el magistrado dijo que cuenta con pruebas firmes sobre los sobornos.
La Procuraduría archivó provisionalmente los expedientes de Temístocles Montás, Radhamés Segura, Julio César Valentín, César Domingo Sánchez, Bernardo Castellanos de Moya, Máximo D´Oleo, Alfredo Pacheco y Ruddy González, todos acaudalados.
El anuncio sacudió el mundo político dominicano, que esperaba con urgencia, entre presunciones de lo que se haría y seguridades de que ocurriría antes del fin de semana, a los partidarios del partido oficial y de opositores.
Los más radicales pidieron incluir otras figuras relevantes del gobierno.
La reacción del sector civil cobijado en la Marcha Verde fue de que se mantendrán en piquete alrededor de la Procuraduría General de la República en reclamo de que otros sean enjuiciados.
Un político en búsqueda de capitalizar la oposición, el doctor Guillermo Moreno, de Alianza País, dijo que “la investigación es una farsa”.
Al retirar de la lista de sometidos al ex secretario Montás, quien aspira a la presidencia por el PLD, su comando de campaña, que siempre mantuvo las puertas juntas, podrá ahora abrirlas de par en par para enfrentar a los otros aspirantes presidenciales del partido.
RD al Consejo ONU
En medio del enredo por la aprobación de la Ley de Partidos y Agrupaciones Políticas y el sometimiento de los comprometidos por el caso Odebrecht, la República Dominicana fue escogida ayer por la Asamblea General de la ONU, en Nueva York, como miembro no permanente de su Consejo.
Se trata de un hito, un triunfo personal del presidente Medina y del canciller Miguel Vargas Maldonado, quien movilizó cielo y tierra, y acompañó al gobernante en la difícil decisión de restablecer relaciones con China Popular, miembro del Consejo con derecho a veto.
La RD, fundadora de Naciones Unidas en su reunión de San Francisco, California en 1945, aspiró en los últimos años al puesto, pero su vinculación con Taiwán impidió que el Grupo Latinoamericano y los amigos de China le aseguraran el voto.
En su obstinación por mantener las relaciones con Taiwán, con el cual rompió Estados Unidos en 1978, para abrazar a China Popular, gobiernos del PRD y del PLD incurrieron en el error de no comprender la realidad mundial. Uno de esos gobiernos propuso revocar la expulsión de Taiwán.
La designación del país en el Consejo de Seguridad, contrario a lo que se pudiera creer, no es un regalo envuelto en un papel de celofán, sino un reto para cumplir con el mandato de la Carta, sobre respeto a los derechos humanos, igualdad entre hombres y mujeres y promover el progreso y la justicia social para todos.
En la actualidad, los países afrontan los problemas del narcotráfico, el lavado de activos, la trata de personas y todo lo derivado a los problemas del clima. Con su llegada al Consejo de Seguridad, lo probable es que la RD corrija muchos de las actuaciones que la desprestigian.