amborilHoy.com

Periodismo con calidad total

19 jun. 2018

¿Quién tomó la decisión de separar en la frontera de EE.UU. a los niños de sus padres inmigrantes?. BBCMUNDO


Una mujer abraza a un niño en un lugar cerca de la frontera entre Estados Unidos y México.No pueden ser encarcelados pero lo que les ocurre es muy parecido a la imposición de una pena.
Unos 2.800 menores de edad que han llegado a Estados Unidos desde octubre de 2017 han sido separados de sus padres al llegar a la frontera, según datos de las autoridades estadounidenses.
La mayor parte de estos casos, unos 1.995, se produjeron entre el 19 de abril y el 31 de mayo pasado.
Estas separaciones no son populares entre los estadounidenses a juzgar por una encuesta reciente realizada por la Universidad Quinnipiac, con sede en Connecticut, que concluyó que el 66% de los estadounidenses las rechazan, aunque 55% de los votantes republicanos las apoyan.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, responsabilizó al partido Demócrata por esta situación y lo acusó de haber creado una ley que establecía esas separaciones familiares.
El mes pasado, el mandatario pidió "presionar a los demócratas a poner fin a esta ley horrible que separa a los niños de sus padres una vez que cruzan la frontera de Estados Unidos".
Trump tweets on immigrationDerechos de autor de la imagenTWITTER
Image captionEn mayo, Trump abogaba por "presionar a los demócratas a poner fin a esta ley horrible que separa a los niños de sus padres una vez que cruzan la frontera de Estados Unidos".
El 16 de junio pasado Trump volvió a la carga al decir en un mensaje en Twitter: "Los demócratas pueden arreglar su ruptura familiar en la frontera trabajando con los republicanos en una nueva legislación, para variar". Dos días más tarde, los acusó de ser "débiles e ineficaces" en el tema de la seguridad fronteriza.
Pero, en realidad, no existe ninguna ley que obligue a separar a los menores de sus familias en la frontera.
¿Y entonces qué está ocurriendo?

Tolerancia cero

En abril, el fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, anunció la aplicación de una política de tolerancia cero ante la inmigración ilegal en la frontera entre Estados Unidos y México.
La misma incluye acelerar el proceso para determinar si las personas son elegibles para quedarse en el país, expulsar rápidamente a quienes se les niegue la permanencia y procesar penalmente a los inmigrantes que entren al país ilegalmente por primera vez, quienes antes eran procesados por la vía civil.
Jeff Sessions.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl fiscal general, Jeff Sessions, ha admitido que estas separaciones tienen un objetivo disuasorio.
Ahora bien, debido a que los hijos de los inmigrantes procesados no son imputados por ningún delito, no se les permite estar en la cárcel con sus padres, por lo que son separados.
Adicionalmente, las autoridades también están separando a los niños que llegan junto a familias solicitantes de asilo, pese a que solicitar este tipo de protección no es ilegal.
Estas medidas tienen como objetivo expreso disuadir a quienes piensen en emigrar ilegalmente a Estados Unidos.
"Si no quieres que te separen de tus hijos, entonces no los traigas ilegalmente a través de la frontera", señaló Sessions recientemente.
"Estamos haciendo lo correcto. Estamos cuidando de estos niños. Nuestras políticas están desalentando a la gente hacer que los niños tengan que soportar este viaje peligroso", agregó el fiscal en entrevistas posteriores.

¿De quién es la culpa?

Estas medidas ejecutadas por el gobierno de Trump se están aplicando sin que se haya aprobado una nueva legislación en materia de migración.
Un niño de Honduras mira televisión en un centro de detención.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionAl no ser imputados penalmente, los niños no pueden ir a la cárcel con sus padres.
Entre los cambios más recientes en este campo se encuentra una ley firmada por el presidente demócrata Bill Clinton en 1997 que exigía que los menores no acompañados que llegaran al país fueran entregados a sus padres, a un custodio legal o a un familiar adulto.
En caso de que no haya familiares disponibles, entonces la agencia gubernamental correspondiente puede designar a un adulto apropiado para que cuide del niño.
En 2008, el presidente republicano George W. Bush firmó un estatuto contra el tráfico de personas que establece que los menores no acompañados sean sacados de los centros de inmigración en un plazo de 72 horas.
Ninguna de estas normas recomienda que los niños sean separados de sus familias.