amborilHoy.com

Periodismo con calidad total

11 jun. 2018

ORLANDO DICE PRM, Chu, Bautista y el caso Odebrecht


PRM, Chu, Bautista y el caso OdebrechtOrlando Gil
orlandogil@claro.net.do/@orlandogildice
EL TITULAR, LA NOTICIA.- La presentación del procurador Jean Alain Rodríguez la semana pasada fue apenas el titular, la noticia será cuando se abra juicio y se conozcan en detalle las pruebas. Contrario a la ocasión anterior, el corro de opinantes se muestra conservador, no se deja llevar por la emoción y aguarda paciente y prudentemente algo más sustancioso para hablar del tema. El alto funcionario quitó y puso, hizo la acusación, pero en el punto fue descriptivo, y con la simple narración no puede llegarse a conclusiones. Sin embargo, queda claro que el expediente es de soborno, y desde ese punto de vista empieza a no llenar las expectativas. Los interesados querían más piezas de caza, pero también aspectos más diversos. Por ejemplo, la sobrevaluación de las obras y -por igual- el financiamiento de campaña. En una sociedad abierta como la dominicana cada cual reclama lo que entiende más importante o decisivo. Las ganancias extras sería un filón rico en consecuencias. Lo mismo los dineros que se dieron a partidos y a candidatos, un pecado, no delito, con el que se podría descalificarlos ahora que se acerca el 2020 y elecciones a dos niveles. Según lo dicho, ese primer punto será dilucidado más adelante cuando se tenga el resultado de las auditorías. Lo segundo nunca lo tuvo en cuenta ni en agenda.
UNO Y OTRO.- En el PLD no se reacciona ni a favor de los que fueron excluidos ni en contra de los que quedaron en el expediente, aun cuando se acusa al Procurador Jean Alain Rodríguez de ser complaciente. Liberó a miembros del comité Político. En el PRM no ocurre igual aun cuando también se benefició del nuevo discernimiento. Dirigentes suyos no vivirán el tormento del proceso. Sin embargo, el hecho de que se mantenga  a Andrés Bautista y ahora figure Jesús -Chu- Vásquez lo toman como una afrenta a Moderno. El partido como partido no se pronuncia todavía y posiblemente en las reuniones  de sus organismos de dirección hoy lunes y mañana martes se haga pública una posición. El sector de Luis Abinader sí dijo su parte, y lo hizo por boca del propio Abinader como de Roberto Fulcar. Llama la atención lo apremiante de su réplica ahora que Vásquez figura en el expediente y que no fueran igual de militantes cuando solo Bautista. Ahora darán la cara por los dos, y no solo porque nobleza obliga, o no se quiera discriminar, sino porque consideran que la opinión pública varió, y que lo que antes pudo haber afectado, en la actual circunstancia aprovechará. Un evidente cálculo de estrategia. Además de que la acusación, ya formal, pone en situación los planes. Se pensaba dar premios de consolación a Vásquez y a Bautista, mucho más al primero que al segundo. Una forma de arreglar cargas en el camino.   
¿EN QUÉ PARARÁ?.- Habrá que ver cómo se maneja el asunto, si consideran que con una declaración pública basta, o se lleva la solidaridad a un plano más amplio, asumiendo su defensa en los tribunales y encargando de la tarea a abogados del partido. Se estaría hablando, ya no de un pleito jurídico, legal, sino político. Una confrontación entre el PLD, a cuyo comité central pertenece el acusador Jean Alain Rodríguez, y el PRM, del cual todavía son altos dirigentes Andrés Bautista y Jesús -Chu- Vásquez. Los propios encartados deberán opinar al respecto, y no solo porque es su honra la que está en juego, sino porque -en el caso de Bautista- tiene barra de defensa constituida desde el inicio del proceso. No es lo mismo actuar en derecho que en política, y tampoco es lo mismo ocuparse de un expediente del que solo se conocen generalidades. Dejar de lado una estrategia de juicio que se adelantaba exitosa para arriesgarse en una confrontación política, es un cambio que debe pensarse, ponderarse. Una cosa es defenderse en justicia, incluso asumiéndose como dirigente de un partido de oposición, y otra ser parte de un espectáculo político. Postular defensa es distinto a agitar, y si la causa es del PRM y no de los acusados, se tirará masa a la calle, y en ese empeño será oportuno preguntarse: ¿En qué parará la cosa, caballero?
listindiario