amborilHoy.com

Periodismo con calidad total

25 jun. 2018

Las iglesias ponen el dedo en la llaga del descalabro moral


Las iglesias ponen el dedo en la llaga del descalabro moral Wanda Méndez
wanda.mendez@listindiario.com
Santo Domingo
Las iglesias, tanto católica como evangélica, han externado preocupación por el deterioro de la familia y por los males que afectan tanto el hogar como a la sociedad, y han hecho llamados al rescate de los valores, a fin de lograr una cultura de paz y convivencia armónica.
La Conferencia del Episcopado Dominicano (CED) se ha pronunciado a través de las cartas pastorales que emite cada año, una con motivo de la celebración del Día de la Virgen de la Altagracia, el 21 de enero, y otra con ocasión de la Independencia Nacional, el 27 de febrero.
Por igual, las iglesias evangélicas, a través del Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (CODUE) se han pronunciado y han instado a resolver los problemas que impactan en las familias y que llevan intranquilidad en la sociedad a través de mensajes pastorales.
Precisamente, el más reciente mensaje emitido por los obispos, con motivo de la conmemoración del 174 aniversario de la Independencia Nacional, el pasado 27 de Febrero, llevó como título “la impostergable urgencia de vivir en valores”.
En las motivaciones de esa carta, la CED argumentó que “los valores vienen a ser como los centinelas necesarios para vivir una vida digna y poder construir una sociedad justa y fraterna”.
Se refirió a 12 valores extraídos del preámbulo de la constitución: la dignidad humana, la libertad, la igualdad, el imperio de la ley, la justicia, la solidaridad, convivencia fraterna, bienestar social, equilibrio ecológico, el progreso, la paz y unidad de la nación.
La CED considera que el pueblo dominicano apela a los valores y tiene la percepción de que se han ido perdiendo en algunos grupos o personas de la sociedad.
“Al echar de menos los valores se tiene conciencia de que éstos son una gran necesidad y un reclamo urgente para la sana convivencia entre los ciudadanos que desean vivir en un Estado de Derecho. En cuanto a la dignidad humana, resaltó que hace que los seres humanos sean capaces de mejorar sus relaciones con ellos mismos y con la sociedad.
Reseñó los valores que caracterizan a los dominicanos y que hablan de la manera de ser culturalmente, como la alegría, la acogida, hospitalidad, y el trabajo. Pero al mismo tiempo, identificó los valores que se han ido perdiendo, principalmente en el seno de la familia.
Los obispos consideraron que a la familia dominicana le han llegado sombras que oscurecen a la sociedad, como las situaciones críticas internas a la familia, entre las que citó la dificultad de comunicación y de relación entre los esposos, que provocan la fragmentación y disgregación, la violencia psicológica, física y sexual, y los abusos cometidos en familia en perjuicio de las mujeres y los niños.
Al referirse al valor de la vida, identificó como una sombra en la familia los feminicidios, a la vez que propugnó porque se detengan con la educación en valores desde la familia, para preservar la vida y respetarla desde la concepción hasta la muerte. Asimismo, reclamó una educación sexual basada en valores.
Violencia intrafamiliar
En la carta pastoral emitida en enero, a propósito del Día de la Altagracia, la iglesia Católica exhortó a los dominicanos a trabajar unidos para lograr construir una sociedad de amor, justicia y esperanza, y a cultivar los valores de la solidaridad, la espiritualidad.
Deploró en esa oportunidad al menos diez males que afectan a la sociedad, principalmente la violencia social e intrafamiliar, los feminicidios, abusos a menores y tráfico de personas.
También externó preocupación por el consumo y tráfico de armas, la corrupción, la impunidad, la manipulación de la administración de la justicia, la equidad en la distribución de los bienes, la carencia de la solidaridad y “todas las demás degradaciones sistemáticas de la vida o en contra de la dignidad humana”.
En ese mensaje, de enero del 2018, que llevó como título “La Eucaristía, fuente de comunión e impulso de la Misión Eclesial” los obispos expusieron la necesidad de reconocer los males que afectan a la sociedad dominicana e invitaron a ser solidarios con los más necesitados, ayudar y transformar a las comunidades y barrios.
Repudio al aborto
En la carta pastoral de enero del 2017, los obispos prestaron atención también a los males que confronta el país, pero especialmente para repudiar el aborto, que calificaron como “uno de los peores crímenes de la humanidad”.
“Es necesario reiterar la oposición más firme a cualquier atentado directo a la vida, especialmente inocente e indefensa, y el nonato en el seno materno es el inocente por antonomasia”, señaló la CED en su mensaje de ese año.
El problema de la violencia intrafamilar también formó parte de la carta pastoral de enero del 2017, cuando observó que una espiral de violencia invade los espacios de la sociedad dominicana, alcanzando a diversos escenarios, entre éstos el intrafamiliar, el laboral, y el vinculado a un contexto social y cultural donde se somete a la mujer por el hecho de ser tal, así como los conflictos de relaciones de parejas y exparejas.
Se resalta el gran lamento del drama de tantos niños y niñas huérfanos que ven morir a su madre por manos de su pareja, con el agravante suicidio de su padre, dejándolos en total abandono por la ausencia de una respuesta del Estado. Los obispos señalaron que sienten un gran dolor por esa situación.
También se refirieron a la ideología de género, la violencia, la trata de personas y el papel de la mujer en los hogares.
Evangélicos
En febrero del 2018, en un mensaje con motivo de las fiestas patrias, el CODUE también llamó a preservar la identidad de la nación, los valores, y a enfrentar los males que afectan a la nación.
En el documento publicado en esa oportunidad, el presidente del CODUE, Fidel Lorenzo Merán, externó preocupación por los problemas que afectan al país, como la criminalidad, la inseguridad ciudadana, la corrupción y la violación de los derechos humanos.
“La mayoría de los dominicanos sin importar las diferencias partidarias o credo religioso, están conscientes de que el país necesita cambios importantes y una clase política que esté conectada a las aspiraciones de los ciudadanos”, señaló el CODUE en su mensaje de febrero del 2018. Propugnó por el cese de la migración descontrolada, e instó a preservar el medio ambiente.
En otra carta pastoral, de abril del 2017, con motivo de la Semana Santa, el CODUE llamó a la reflexión sobre la necesidad de recuperar los valores, porque consideró que continúan deteriorándose de forma progresiva.
Reflejó un problema de desesperanza colectiva, producto de las ofertas políticas incumplidas, y de la carencia de oportunidades “Todo esto ha creado un grave estado de depresión, de baja valoración, que ha arrastrado a mucha gente al abandono de sí misma y hasta el suicidio”, precisó.
Sometimientos
Los religiosos también han incurrido en acciones ilícitas e inmorales que han merecido su sometimiento a la justicia, principalmente por abusos sexuales y homicidio, lo cual evidencia que las iglesias no han estado exentas de la pérdida de los valores que afecta a la sociedad. A continuación presentamos algunos casos de sometimientos judiciales contra pastores y sacerdotes: El 28 de febrero del 2018, la Corte Penal de La Vega impuso tres meses de prisión preventiva al sacerdote Miguel Bienvenido Florenzán Ulloa, por agresión sexual, física y psicológica contra varias menores de edad; pero el pasado viernes, 15 de junio, le fue variada la coerción por una garantía económica, presentación periódica e impedimento de salida.
El sacerdote Elvin Taveras Durán, guarda prisión preventiva en la cárcel de Najayo, acusado de abusar sexualmente y asesinar al monaguillo Fernelis Carrión Saviñón, el 4 de agosto del 2017, en la casa curial de la parroquia Santa Cecilia, municipio Santo Domingo Este. Su proceso se encuentra en la fase preliminar.
En octubre del 2017, el juzgado de Atención Permanente de Santo Domingo dictó coerción al sacerdote Juan Francisco de la Cruz, acusado de maltratar a varios niños en una escuela parroquial Santa Cruz de Villa Mella, en Santo Domingo Norte.
También en febrero de este año, el tribunal colegiado de Puerto Plata condenó a 15 años de prisión al pastor evangélico Melvin David Quiroz, de 42 años, por agresión sexual a tres mujeres que acudían a la congregación a la cual servía.
En diciembre del 2016, el Cuarto Juzgado de la Instrucción de Santiago, dictó prisión preventiva en contra del pastor evangélico César Rafael Hernández, acusado de abusar sexualmente de cuatro mujeres.
Se recuerda, además, que en el 2013, el nuncio de la República Dominicana Josef Wesolowski fue acusado de pederastia en contra de menores, por lo cual fue retirado del país por el Vaticano.
Fue nuncio en el país desde enero de 2008 hasta agosto del 2013.
listindiario