amborilHoy.com

Periodismo con calidad total

24 may. 2018

Parqueos que conducen a la muerte: siete muertes en siete años


Carolina Pichard
listindiario
Santo Domingo
Desde el 2011 hasta la fecha, según registros periodísticos, han ocurrido al menos cinco casos que han terminado con la vida de siete personas en siete años. Y la razón ha sido discusiones por un un espacio de parqueo o estacionamiento.
El más reciente fue la tarde de este miércoles en el sector La Toronja, en Santo Domingo Este, cuando un padre y su hijo mataron a tres vecinos, que se conocían hace 20 años, por una rencilla por la que discutían constantemente: un área de parqueo que compartían.
Ayer a la 1:00 de la tarde el raso policial Juan David Cuevas Acosta llegó a su casa en la calle La Tropical y encontró un vehículo frente a su vivienda, propiedad de uno de los vecinos, que trabajaba en un taller de mecánica.
Este hecho desató una discusión en la que Erickson Fernando Ramírez, Miguel Luis Sosa Santana y Miguel Ángel Montero fueron asesinados a balazos y machetazos por Simón Cuevas Peña y Juan David Cuevas Acosta, padre e hijo.
 “Hubo una discusión entre el raso y los empleados del taller. De pronto uno de los mecánicos agarró un tubo y le dio un tubazo al agente y este reaccionó buscando una pistola. El padre del raso que estaba ahí entró a la casa y buscó un machete, y entonces, ocurrió la tragedia”, dijo el vocero de la Policía Nacional, coronel Frank Durán, durante una rueda de prensa en la explicaba el caso.
Un menor de cuatro años de edad también resultó herido durante el enfrentamiento.
En agosto de 2017 Francisco Yvanovi Álvarez Gutiérrez presuntamente mató a Wilkin Antonio Medina, de 30 años, por un espacio de parqueo en la avenida Los Mártires, del sector Villas Agrícolas, en el Distrito Nacional.
“Se produjo una discusión entre el imputado y la víctima por un espacio de parqueo, procediendo el hoy occiso a lanzarle una botella al imputado, iniciándose un forcejeo físico entre ambos”, indicó la Fiscalía en su investigación en ese momento.
Mientras que el 20 junio de 2014, una discusión por un parqueo entre un hombre y un médico en el residencial del Rey, en Santiago, tuvo como resultado la muerte de uno de ellos.
La víctima era el enfermero Edwin Rafael Henríquez Toribio, de 38 años, quien fue asesinado presuntamente por Alberto Muñoz. Durante el enfrentamiento de bala también resultaron heridas dos mujeres.
En 2012 no ocurrieron hechos de derramamientos de sangre, sin embargo, fue arrestado un hombre que amenazó y ejerció violencia a una mujer por un parqueo.
El acusado era Alberto Juan Leroux Acosta quien en noviembre de 2012 vociferó palabras obscenas a Maritza Antonia Garib Holguín, porque esta le estacionó un carro detrás, en la avenida Rómulo Betancourt esquina Caonabo.
Pese a que la mujer se disculpó, Leroux Acosta la persiguió durante varias calles del sector.
Mientras que el 3 de noviembre de 2011, el economista Rafael Emilio González Álvarez, le propinó diez balazos al empresario Guillermo Moncada Aybar, en la calle Pablo Casals, del sector Serrallés.
A las 4:30 de la tarde de ese día,  en el residencial Xiomara, en la calle Filomena Gómez de Cova del ensanche Piantini, González Álvarez encontró el vehículo de un profesor que impartía clases particulares a la hija de la hermana de la víctima, Guillermo Moncada Aybar.
Tras las discusiones, la hermana de la víctima María Lina,  llamó a Moncada Aybar para que le pusiera una querella y, sin mediar palabras, cuando este llegó, González Álvarez sacó un arma y le disparó en diez ocasiones.
 “Cuando Guillermo Moncada Aybar cayó herido, lo remató con otros tres disparos a la cabeza. Le quitó el arma que llevaba y se fue con ambas. Salió caminando como si nada hubiera pasado y una segunda persona lo recogió”, agregó una vecina del lugar.
En abril del mismo año, un teniente coronel retirado de la Policía Nacional disparó a un hombre en medio de una discusión por un estacionamiento en un negocio de expendio de combustibles, en el municipio de Manoguayabo.
El oficial retirado Orlando de Jesús Durán Gómez, de 67 años, supuestamente asesinó a Ramón Antonio Díaz Ureña, de 42, porque ambos llegaron al mismo tiempo al comercio y solo había un parqueo disponible.