amborilHoy.com

Periodismo con calidad total

11 abr. 2018

FUERA DE CÁMARA ¡... Y cesa la tensión!


¡... Y cesa la tensión!César Medina
lobarnechea1@hotmail.com
Un lector que se identifica como Felipe Rodríguez me ha remitido una cartita que me hace reflexionar sobre algunos cambios notorios en mi proceder --más bien en mis análisis políticos y en las actitudes que ahora observo del liderazgo nacional--, como consecuencia de los efectos de la enfermedad que abate mi anatomía.
Es interesante por auténtica y porque se trata de observaciones que me llegan a diario por diversas vías. Los dejo con ella y vuelvo más adelante con algunas puntualizaciones:
“Apreciado don César: Me alegra saber que se está recuperando exitosamente del cáncer que lo ataca. Gracias le doy a Dios por la sabiduría que nos ha dado para vencer los más variados obstáculos.
“Con todo el respeto que se merece, permítame decirle que he notado algo positivo en su enfermedad. Me he dado cuenta que ha unido a la clase política del país alrededor suyoÖ
“Creo que la Providencia ha utilizado su estado de salud para poder de forma personal y directa --al ser visitado por los dirigentes nacionales-- expresarle las inquietudes que a todos nos preocupan.
“Pudo aconsejar a Luis Abinader que deje el populismo y ha moderado su discurso; le sugirió a Leonel que se dé un baño de pueblo como cuando era profesor en la UASD y ahora está más accesible; a Miguel Vargas que oxigenara el PRD y habrá convención, y por último, en la visita que le hizo Hipólito le aconsejó que se arregle con Leonel que más tarde que temprano lo necesitará para poder enfrentar los retos .
“Sigo orando por su total recuperación. Mis saludos, Felipe Rodríguez”.
... Ni asesor ni consejero
Sin proponérselo, Felipe me coloca en un papel odioso para mí, además de pretensioso y cretinoÖ Porque no me arrogo, ni podría hacerlo, el papel de consejero y menos de asesor del liderazgo político, un rol que nadie me ha dado y mucho menos en una coyuntura tan especial como la que me ha correspondido recibir en mi lecho de enfermo a buena parte del liderazgo nacional, empresarios y amigos influyentes.
A lo sumo, he propuesto públicamente un poco de distensión dentro del ambiente hostil que ha prevalecido incluso entre compañeros del mismo partido, que ni decir de las formaciones contrarias que llevan su hostilidad a niveles peligrosos de enemistad personal. En todos los casos el mensaje de retorno que he recibido ha sido favorable, y tal vez es esa la reacción que ha percibido alguna gente.
Luis Abinader, por ejemplo, tenía una actitud de buena avenencia con el liderazgo oficial desde mucho antes de que empezara a abandonar el radicalismo que predominó entre sus seguidores después de las elecciones del dieciséis; Hipólito ha asumido siempre una posición intermedia --en ocasiones de colaboración, dentro de su oposición--, y aún en sus posiciones radicales contra Leonel, se muestra tolerante y comprensivo.
La respuesta que han recibido de parte del gobierno ha sido buena, abierta, de concertación y diálogo, y eso lo ha expresado el Presidente Danilo Medina en varias ocasiones. Es decir, se trata de una actitud política más que de una inexistente influencia de un enfermo opinólogo de diarioÖ ¡Ya quisiera yo!
... Y en el otro extremo
Los grupos radicales se han ido al otro extremo y cada vez se aíslan más, se van quedando más solosÖ La gente no quiere los antagonismos radicales, y una muestra de ello es el descrédito de Marcha Verde que empezó como un movimiento cívico apartidista y terminó devorado por los grupos antisistema.
Los partidos pequeños aliados en el propósito común de desconocer el gobierno desde la misma noche de las pasadas elecciones, no figuran ni siquiera con el tres por ciento de favorabilidad cuando se los mide en las encuestasÖ Por lo menos, eso es lo que dicen las últimas encuestas publicadas.
Pero ellos no hacen caso, es como si vivieran aislados del resto del mundo.
listindiario