amborilHoy.com

Periodismo con calidad total

9 sept. 2017

Irma se aleja de Cuba con inundaciones en La Habana al encaminarse a Florida


Irma se aleja de Cuba con inundaciones en La Habana al encaminarse a FloridaSara Gómez Armas
EFE
La Habana
Aunque Irma ya se encaminó rumbo norte hacia Florida, rebajado a categoría 3, arrastra vientos de unos 200 kilómetros por hora que se están haciendo sentir con fuerza en la costa norte del occidente de Cuba, incluida La Habana, donde su famoso malecón se inundará en la noche con olas de hasta 9 metros.
Ante el riesgo de que el mar penetre hasta 500 metros tierra adentro, más de 10.000 personas han sido evacuadas de sus hogares, la mayoría en casas más seguras de familiares, aunque unas 7.000 personas se refugian en instalaciones habilitadas por las autoridades locales.

En la capital cubana se han registrado ya vientos de unos 87 kilómetros por hora y podrían aumentar a lo largo de la noche, provocando fuertes marejadas y la inundación de las calles más próximas a la costa.

Según los últimos pronósticos del Instituto de Meteorología de Cuba (Insmet), en el Malecón habanero las inundaciones costeras comenzarán con olas de 4 y 6 metros en la tarde del sábado y se elevarán a 9 metros durante la noche, que se extenderán hasta el domingo.

En situación parecida se encuentran las provincias occidentales de Matanzas y Mayabeque, que junto a La Habana, pasaron hoy de fase de alerta a alarma, estado en el que se aconseja a la población no transitar por las calles y permanecer en lugares seguros.

Sin embargo, en horas de la tarde, cuando las rachas de viento en la capital ya eran intensas, por encima de los 80 kilómetros por hora, aún se veía gente por la calle, aparentemente tranquila, apurando hasta el último minuto antes del azote de Irma.

Prácticamente la totalidad del territorio cubano, catorce de sus quince provincias, están hoy en estado de alarma, la tercera de las cuatro categorías que declaran en Cuba antes estos desastres, siendo la cuarta la fase de reconstrucción.

El Estado Mayor de la Defensa Civil pidió hoy "prudencia" porque además del viento, los transeúntes se pueden encontrar con cables en el suelo, alcantarillas abiertas y árboles caídos.

En Varadero (provincia de Matanzas), uno de los principales polos turísticos de sol y playa de la isla y donde las rachas de viento han alcanzado los 90 kilómetros por hora, hay 18.500 turistas alojados.

De ellos, 5.000 son turistas evacuados hace dos días de la cayería norte, Cayo Santa María, Cayo Coco y Cayo Guillermo, lugares que quedaron asolados tras arrasar Irma sus instalaciones hoteleras en la noche del viernes, cuando se reforzó en ese área a categoría 5.

De hecho, el ojo del huracán tocó tierra ayer viernes a las 21.00 horas en Cuba, concretamente en Cayo Romano, un pequeño islote de esa zona.

Durante la mañana, el embate de Irma se sintió con fuerza en las ciudades patrimoniales de Remedios y Caibarién, en la provincia central de Villa Clara, donde se acercó peligrosamente el ojo de este feroz huracán.

Caibarién, situada en la costa, quedó casi totalmente anegada por el mar tras el embate de Irma, aunque pocas horas después de su paso el agua ya volvía a su lugar, las calles próximas al litoral reaparecían y casi se podía apreciar la línea de costa, aunque todavía bajo una ligera lluvia.

Los daños en esas dos ciudades patrimoniales han sido menores de lo esperado: afectaciones en el tendido eléctrico, cables por los suelos, árboles derrumbados y alguna teja partida; pero en general las viviendas han resistido el impacto de viento y lluvia.

Tanto en Remedios como en Caibarién ya había personas achicando agua de los bajos de sus casas, aunque las labores de recuperación no podrán iniciarse hasta que no frenen las precipitaciones.

Según el último informe de Instituto de Meteorología, a medida que Irma avanza hacia el noroeste sobre la costa norte del centro de la isla, persistirán vientos huracanados -de entre 160 y 190 kilómetros por hora- en las provincias centrales que abarcan desde Sancti Spíritus a Matanzas.

En las próximas 12 a 24 horas el intenso huracán Irma mantendrá el rumbo oeste, transitando muy próximo a la costa norte de la región central, con posibilidad de inclinar su trayectoria hacia el noroeste en horas de la noche, con fluctuaciones en su velocidad de traslación -que en estos momentos es de 15 kilómetros por hora-.

El Insmet advierte de que en las próximas horas, Irma también puede modificar su intensidad a medida que se acerca a Florida, aunque se mantendrá como un "huracán intenso".