amborilHoy.com

Periodismo con calidad total

25 ago. 2017

Base biológica de la educación


la foto del perfil de Tomas Nuñez, La imagen puede contener: 1 persona
Por Tomas Núñez


La educación es parte de la vida y la vida misma en su dinámica, en su lógica, en su proceso, está continuamente  autoeducándose, es decir, sacando de sus entrañas energía y virtudes para afirmarse, rehacerse, coevolucionar con los otros.
Cuanto más aproximamos la educación a la vida, a los procesos vitales,  hacemos que toda la vida sea una especie de escuela. Porque la realidad no es solo materia y energía, es también información, en consecuencia continuamente podemos estar captando e intercambiando información. Esa interactividad, esa conectividad que existe de hecho en la vida, esa red de relaciones, mientras entramos de forma consciente en esa red, nos habilitamos de forma consciente para tener una apertura y capacidad permanente de aprender, incluso en el momento de la muerte, momento también en el que estamos intercambiando y estamos aprendiendo. La vida entera por tanto es el lugar de la educación.

La escuela es un momento de ese proceso más global donde formalizamos la educación y donde construimos un poco la catedral de los conceptos, la arquitectura de las visiones, para enriquecer nuestras percepciones de vida, nuestra capacidad de diálogo abierto con todas las realidades. Si hacemos eso y los gobiernos, en su medida e iniciativas educativas, cuanto más se acercaran o hacen hacer con la educación a los procesos vitales, dentro de la naturaleza, en la calle, en los varios, comunidades, más y más las sociedad se siente ciudadana, se siente participante, aprendiente, y no solamente objeto de una enseñanza que viene preparada desde afuera.