amborilHoy.com

Periodismo con calidad total

26 ago. 2017

Arzobispo Ozoria: por condición humana la iglesia falla, pero por la divina se eleva a Dios


Ramón Urbáez
Santo Domingo
El arzobispo metropolitano de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria Acosta dijo que con frecuencia hay muchas personas que pretenden disminuir el poder espiritual y moral de la Iglesia Católica, apoyándose en algunos actos pecaminosos y delictuosos de algunos de sus miembros.
El arzobispo explicó que esos casos se daban por las limitaciones y las debilidades a las que está sometido el ser humano por su naturaleza. “Infidelidades, pecados, faltas que comete el hombre, pero en la iglesia hay dos realidades: la humana y la divina”, dijo.
Precisó que por la condición humana la iglesia falla y se separa del proyecto de Jesús, pero que por la divina la iglesia se eleva a Dios, es fiel y portadora del mensaje de la salvación, del proyecto de Dios para salvar a toda la raza humana.
“Es verdad que hemos tenido casos dolorosos de debilidades humanas, infidelidades y pecados graves, todas acciones que lamentar y condenar, pero no debemos olvidar esas dos realidades que constituyen la iglesia, lo divino y lo humano”. Dijo que lo humano siempre tiene que tender a lo divino, perfeccionarse que es el deseo de Dios  y su proyecto de salvación.
El prelado afirmó, además, este sábado que el individualismo está destruyendo las familias y la sociedad en sentido general, y que de esa tendencia no escapa la iglesia católica.
“Se hace difícil trabajar con otros. Formar equipos y caminar hacía la misma dirección, pero estamos trabajando para mantenernos unidos, y en eso podemos decir que los obispos dominicanos son un ejemplo”, destacó el prelado.
Citó el Concilio Vaticano II, en su decreto Christus Dominus, que aconseja a los obispos auxiliares “entrar en solicitud pastoral con el obispo diocesano, en todos los asuntos y en unánime armonía con el mismo”.
Ozoria Acosta, arzobispo primado de América, ordenó este sábado a tres obispos auxiliares, que fueron designados por el Papa Francisco en el mes de julio, luego que les fueran recomendados por el propio arzobispo y el anterior nuncio en el país, Jude Thaddeus Okolo.
A la ceremonia asistieron miles de personas procedentes de todas las regiones, más de 30 arzobispos y obispos del país y del extranjero, y alrededor de 500 sacerdotes, diáconos y ministros, que abarrotaron el Centro de Convenciones Sans Soucci, ubicado en Punta Torrecilla, frente a la Base Naval 27 de Febrero, de la avenida España.
Ozoria dijo que era la primera vez, desde que Dios creó el mundo, que en Santo Domingo y muchos países de América, se consagraban tres obispos al en una misma ceremonia.
Señaló que sentía muy complacido porque los tres nuevos obispos eran hombres “de entrega total a la iglesia y a nuestro señor Jesucristo”, cuya trayectoria de servicio pastoral y eclesial ha sido reconocida por la iglesia y el Sumo Pontífice Francisco con sus nombramientos.
 “Con la ordenación episcopal de los presbíteros Ramón Benito Ángeles, Jesús Castro Marte y Faustino Burgos, será más fácil y posible una mayor atención pastoral a los más de 4 millones de habitantes que tiene la arquidiócesis de Santo Domingo”, expresó.
Lo que nunca se ha hecho
Refiriéndose a los cambios que ha introducido en el gobierno de la iglesia local de la Arquidiócesis y la creación de tres vicarías episcopales territoriales, desde que asumió como arzobispo el 10 de septiembre de 2016, Ozoria parodió un eslogan de la segunda campaña presidencial del gobernante Danilo Medina, quien se encontraba presente con una buena representación de su gabinete de Gobierno.
“Tomaré la frase del presidente Medina para decir que estamos haciendo lo que nunca se ha hecho”, expresó, seguido de un gran aplauso, y la sonrisa del mandatario y su esposa, Cándida Montilla de Medina.